dilluns, 1 d’agost de 2011

Obras Bizantinas: Mosaico de la Deesis de Santa Sofía

El tema que aparece en este mosaico, es el de la Deesis, es decir la plegaria de intercesión que la Virgen y San José dirigen a Cristo a favor del género humano. Sólo se conserva la parte superior y la parte izquierda, donde está la figura fragmentada de la Virgen. María aparece con el cuerpo medio girado hacia la figura de Cristo, como una mujer joven, con unos rasgos suavemente moldeados gracias a la rica gama cromática de las pequeñas piedras que componen el mosaico. En el lado contrario, está San Juan Bautista, que señala a Cristo con expresión afligida. La agitación de sus cabellos confiere un cierto dinamismo a la figura. En el centro del mosaico, está la figura de Cristo, representado con una fisonomía que si bien es típica de los parámetros bizantinos, muestra una ejecución notable, y le confiere a la vez naturalismo y transfiguración mítica. Aparece con el estilo clásico, bendiciendo con la mano derecha, con los dedos doblados formando el monograma de Cristo, y llevando en la otra las Sagradas Escrituras. Su indumentaria es la clásica del Pantocrátor, de dos piezas: la túnica y el manto. Se pueden observar diferentes tonalidades según el color de las piedras utilizadas. El pelo y la barba son de color castaño, con una buena gama de variación tonal. El nimbo crucífero que envuelve la cabeza de Cristo es de tonos dorados, colocándose las piedras en dos direcciones, y contrasta con los cabellos de Cristo.




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada