dimecres, 6 de juliol de 2011

Templo de Apolo en Dídima

Orden jónico. Comenzado en el siglo III a.c.

El santuario dedicado a Apolo en Dídima, al sur de la ciudad de Mileto, era un centro oracular de enorme importancia desde muy antiguo. Los persas destruyeron el templo y la ciudad en el año 494 a.c., y se llevaron la imagen de culto, que fue recuperada por los ejércitos macedónicos al final del siglo IV. Este hecho propició la construcción de un nuevo templo, que se inició alrededor del año 300 a.c., y se prolongó hasta la época romana. Los arquitectos encargados de su construcción fueron Paeonius de Efeso y Dafnis de Mileto.

El crepidoma tiene 3,15 metros de altura y está rodeado en toda su periferia por 7 escalones, excepto la sección central de la fachada este, frente al pronaos, que tiene 14 escalones. Las columnas que rodean el templo tienen una altura de casi 20 metros y un diámetro de dos.

El núcleo del edificio lo componen un patio al aire libre y el habitáculo para conservar la imagen de culto, a los que se accede por una doble rampa, que se abre en los dos extremos del pronaos, y llega hasta el interior del patio. Desde el patio se accedía al pronaos, por una escalera monumental que iba a parar a una habitación aún hoy enigmática. La escalera, de pendiente muy pronunciada, producía un efecto extraordinario porque conducía a una fachada con tres puertas entre dos monumentales medias columnas corintias. Pasando por las columnas se llegaba a la citada habitación, cuyo techo era sostenido también por dos espectaculares columnas corintias. A cada lado de la cámara hay dos escaleras, cubiertas con un techo de mármol, con el tema del laberinto, que llevan hasta el tejado del edificio.



Todo y que la función oracular del santuario y el hecho de que muchos espacios no eran accesibles al pueblo justifiquen el aspecto tortuoso del ambiente, sin duda el templo expresa el gusto de la arquitectura helenística por el dramatismo, la escenografía y los golpes de efecto espectaculares.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada