dijous, 14 de juliol de 2011

Urbanismo y Arquitectura en Mesopotamia

Muchas ciudades antiguas de sociedades integradas, se construyen alrededor de un lugar sagrado para participar de su trascendencia, y se desarrollan y urbanizan a partir de él. La ciudad reproduce el universo, y a la vez es el centro del mismo. Sus edificios, templos o zigurats,  son Centros del Mundo arquetípicos, ejes del mundo, pues son el punto de origen de la creación. Estos ejes son vistos como Montañas Sagradas, que son el punto de contacto entre el cielo, la tierra y el mundo subterráneo, es decir entre dioses, humanos y difuntos.

De todas las ciudades mesopotámicas, Babilonia fue la más importante, tanto por su prestigio político y religioso como por la belleza de sus construcciones. La ciudad, cruzada por las aguas del Éufrates, estuvo distribuida en el siglo VI a.C. en barrios de planimetría rectangular, separados por largas calles perfectamente pavimentadas. Estaba rodeada de un foso de unos veinte metros de anchura, aunque alcanzaba los cien metros en algunas zonas, y fortificada con una potente doble muralla, con torres de defensa y ocho grandes puertas de acceso, la más famosa de las cuales era la Puerta de Ishtar, decorada con ladrillos esmaltados de relieves.

El centro contenía diferentes templos, como el dedicado a Marduk, llamado Esagila (“torre de la cabeza elevada”) y completado con su zigurat conocido como Etemenanki (“casa fundamento del cielo y de la tierra”), construcción identificada con la bíblica Torre de Babel, que alcanzaba una altura de 90 metros y una base de más de 2000 metros cuadrados, con un pequeño santuario en la cima, concebido como la casa del dios en persona, a la que éste acudía a pernoctar. En el norte de la ciudad, junto a la puerta de Ishtar, se hallaba el inmenso palacio real de Nabucodonosor, fuertemente fortificado, compuesto de cinco grandes unidades topográficas, en sentido norte-sur, cada una de ellas con un amplio patio central. En el extremo noreste del palacio se hallaban los jardines colgantes, construidos en terrazas escalonadas que descansaban sobre potentes muros paralelos cubiertos con bóvedas.




En la zona central de la ciudad, había una larga calle procesional que, atravesando la Puerta de Ishtar, conducía al templo de la bit Akitu, situado en el exterior de la ciudad, donde anualmente se celebraba la festividad del Año Nuevo.

En general, las ciudades de Mesopotamia, eran un conjunto de edificaciones con una estructura y unas funciones muy diversas, en las que llegaron a vivir hasta medio millón de personas. Sin embargo, a pesar de que las técnicas constructivas fueron evolucionando en función de las necesidades del momento, bajo la dirección del poder político-militar se planificaban con determinado orden, lo que nos hace considerarlas como la primera forma de urbanismo.

2 comentaris:

  1. Me fue de mucha ayuda, y muy interesante.
    Muchas gracias.

    ResponElimina
  2. Muchas gracias por el aporte, ha sido de mucha ayuda.
    Saludos

    ResponElimina